VERDADERO SACRIFICIO

0
708


Lectura: Romanos 5:1-11 
Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. —Juan 15:13

Enrique era uno de los chicos buenos. Consideraba que su trabajo como policía era un servicio a la comunidad, y estaba totalmente dedicado a servir a cualquier precio. Una prueba de ese deseo se veía en la puerta de su casillero en la estación de policía, donde había pegado Juan 15:13.

En ese versículo, nuestro Señor declaró: «Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos». Esas palabras no eran simples ideales nobles, sino que expresaban el compromiso de Enrique con sus deberes como policía; compromiso que demandó el precio supremo cuando fue asesinado mientras cumplía con su trabajo. Fue una muestra verídica del significado de un sacrificio verdadero.

A las pocas horas de expresarlas, Jesucristo puso en práctica las poderosas palabras de Juan 15:13. El acontecimiento del aposento alto, donde Jesús habló de ese sacrificio, fue seguido de la comunión con su Padre en Getsemaní, una serie de juicios ilegales y, posteriormente, la crucifixión delante de una multitud que lo ridiculizaba.

Por ser el Hijo de Dios, Jesús podría haber evitado el sufrimiento, la tortura y la crueldad. No tenía pecado ni merecía morir. Pero el amor, el combustible que impulsa el verdadero sacrificio, lo llevó a la cruz. Como resultado, nosotros podemos ser perdonados si aceptamos por la fe su sacrificio y su resurrección. ¿Has confiado en Aquel que entregó su vida por ti? —WEC

Solo Jesús, el sacrificio perfecto, puede declarar perfectos a los culpables.
Tomado: Ministerios RBC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ponga su nombre aquí