EL PODER DE LA COMPASIÓN

0
719


Lectura: Isaías 42:1-9 
No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare… —Isaías 42:3


Francis Schaeffer, escritor y apologeta cristiano, tenía dificultades para deletrear las palabras correctamente debido a su dislexia. En la universidad donde asistió, los errores de ortografía bajaban sus calificaciones en todos los trabajos escritos que debía presentar. Durante su primer año de estudios, un profesor le dijo: «Esta es la mejor monografía de filosofía que he leído en toda mi vida, pero es la peor escrita. ¿Qué voy a hacer? No puedo aprobarte».

Francis respondió: «Señor, nunca pude escribir bien. Por favor, ¿podría simplemente leer lo que quise decir, sin preocuparse por la ortografía?».

Después de una larga pausa, el profesor contestó: ¿Sabe, Sr. Schaeffer? Me parece que eso es lo que haremos». Su respuesta sabia y compasiva estimuló a este joven dotado, para que, posteriormente, ayudara a muchas de las generaciones inquisitivas durante las décadas de 1960 y 1970 a encontrar el camino a la fe en Cristo.

Isaías declaró sobre el Mesías prometido: «No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia» (Isaías 42:3). Esta imagen habla de una Persona amable, pero también poderosa, que libera a los cautivos y anima a quienes están descorazonados y tentados a caer en la desesperación.

Jesús vino a liberarnos del pecado, no a condenarnos por nuestra condición. Hoy ofrece salvación y estímulo a todos los que acuden a Él. —DCM
Cuando acudimos a Cristo quebrantados, Él nos recompone.
Tomado: Ministerios RBC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ponga su nombre aquí